Y el sueño se hizo realidad

En una sencilla ceremonia celebrada el pasado 24 de Octubre en nuestro colegio, inauguramos nuestra nueva entrada con los espacios de portería, recepción de público, accesos al colegio, aseos, sala de visita, almacenes, secretaría y administración...y el sueño se hace realidad.

Nuestro colegio celebrará en un curso su 125º aniversario. Ser un colegio centenario nos avala, nos respalda y nos nutre con tantas y tantas experiencias vividas. Pero también es cierto, que ser un colegio centenario tiene aspectos menos atractivos que desde el Equipo Directivo, el Claustro y el Personal no docente, se tienen conciencia y ánimo de renovar.

Los tiempos cambian y nosotros con ellos, adaptarse a la nuevas corrientes es una necesidad si no quieres quedar obsoleto. ¡Cuánto más para nosotros que somos CASA DE NIÑOS Y JÓVENES! Nuestro colegio no se puede quedar atrás. Un corazón moderno, innovador, alegre y salesiano necesita un envoltorio a la altura de sus aspiraciones. Es por esto que nos hallamos en un periodo post-reflexión sobre la necesidad de modernizar nuestras instalaciones. Después de la reflexión viene la movilización de recursos y, después de esto, la acción.

Uno de nuestros principales recursos son las familias y por eso queremos que seáis los primeros en recibir nuestro mensaje: HEMOS PASADO A LA ACCIÓN, queremos que nuestro colegio responda a nuestras necesidades y sea un lugar deseable, confortable, dinámico y funcional.

¿Por dónde empezamos? Pues por la entrada, por la portería.

Cada mañana veíamos como era complicado el acceso a nuestro colegio, sufríamos con la imposibilidad de que personas discapacitadas o carritos de bebés no podían acceder a las oficinas de Secretaría y Administración, luchábamos por controlar el paso con los medios que teníamos y convivíamos en un mínimo espacio los alumnos de infantil, las personas que venían a hacer gestiones, la recepcionista, los profesores que llegaban al colegio y los alumnos mayores que entraban o salían por algún motivo...

Creímos que era fundamental empezar por la entrada del colegio, convertirla en un lugar diáfano, optimizado, con accesibilidad y visibilidad. Transparente para que el personal de recepción pueda ver en todo momento quién entra o sale, para que cada uno tenga su espacio, para que la comunicación con las aulas sea fluida con una red móvil de calidad. Quisimos que la entrada de nuestro colegio dijese cómo somos, no cómo fuimos. Y , sobre todo, lo quisimos para que los protagonistas de este sueño, nuestros alumnos, atraviesen cada día una puerta que los invite a pasar gran parte de sus vidas en un espacio conectado a su tiempo.

ESE SUEÑO YA SE HA EMPEZADO A HACER REALIDAD

Cada año, con la ayuda de las familias, hacemos realidad un sueño. Este año les pedimos que se unan AL GRAN SUEÑO, al que no acaba con una entrada digna, al que tendrá continuidad para hacer de nuestro colegio, entre todos, un colegio nuevo con un corazón de 125 años.

Sus aportaciones voluntarias son de gran ayuda y serán destinadas a este fin, pero necesitamos más colaboración, por eso podrán hacer sus donaciones directamente en la portería, en la administración de nuestro colegio, en nuestra cuenta bancaria  ES21 0182 3191 8102 0900 0199.

De una u otra forma, todos podemos colaborar, de una u otra forma, todos podemos soñar... ¡SOÑEMOS!  ¡GRACIAS!    

04
04 04
05
05 05
11
11 11
06
06 06
03
03 03
08
08 08
00
00 00
13
13 13
12
12 12
01
01 01
10
10 10
07
07 07